Problemas de concentración

¿Te cuesta concentrarte? ¿Sientes que dedicas tiempo sin conseguir resultados? ¿Te están hablando y desconectas de la conversación?

Hoy en día es cada vez más habitual “estar a mil cosas”. Socialmente, hemos experimentado un cambio que hace que necesitemos estar atentos al móvil, al ordenador… y además, en estos dispositivos se junta fácilmente el ocio (Facebook, Instagram, YouTube…) con el negocio u otras responsabilidades.

Centrar nuestra atención en algo concreto nos cuesta cada vez más. Esta falta de concentración es algo multicausal, es decir, se puede deber a diferentes razones. En ocasiones, hay cambios culturales como los que hemos comentado. Sin embargo, la falta de concentración suele estar frecuentemente relacionada con la ansiedad.

Existen diversos estudios que demuestran cómo la ansiedad altera nuestra memoria y nuestra atención. Cuando sentimos ansiedad, es habitual quedarse en blanco, olvidar conversaciones, tener lagunas sobre qué hemos hecho, y, sobre todo, no poder concentrarse.

Esto es algo muy común en niños. Gran parte del fracaso escolar está relacionado a problemas de concentración, los cuales se puede trabajar con muy buenos resultados. Sin embargo, al igual que cualquier otra enfermedad, cuanto más se tarde en intervenir, más difícil será después lograr un cambio, por lo que una intervención precoz puede evitar futuros problemas.

Si tienes dificultades para concentrarte, puedes solicitar una primera entrevista gratuita y sin compromiso haciendo click aquí.